COSANGA la version française the english version


La aventura: santuario de aves y el mundo subterráneo

Cosanga es un reducto de las aves

Las estribaciones orientales de los Andes son un reducto de la biodiversidad ecuatoriana. En esta zona todavía habitan mamíferos grandes como la danta o el tapir de montaña,los osos y los pumas. También es un lugar privilegiado para la flora y la observación de aves. A 12 kilómetros del pueblo de Cosanga está el sector de Las Caucheras, porque en el siglo XVIII se explotaba el caucho de forma intensiva. En la actualidad, los árboles de caucho casi han desaparecido, pero el sector conserva su magia especialmente cuando la neblina cubre todo con una densa capa. Desde este punto se aprecia cómo los Andes se funden suavemente con la gran llanura amazónica que nace a los pies de las verdes laderas de este lugar.

Cómo llegar

Un kilómetro antes de Cosanga, en la vía Baeza-Tena, está un desvío marcado por los anuncios de las tres hosterías de la zona. El camino es malo y se necesita un vehículo alto para llegar.

El alojamiento

En la zona de Las Caucheras existen tres hosterías que ofrecen todas las comodidades a los visitantes. Son El Aliso, Sierra Azul y San Isidro. Cada una se especializa en un segmento diferente, desde la observación de aves hasta la pesca deportiva pasando por la investigación científica.

Qué llevar

El clima es frío así que es imprescindible ropa de abrigo como guantes de lana y una chompa gruesa. No olvide botas de caucho, poncho de aguas, gorro, gafas y largavistas para poder admirar a las aves de la zona.

Jumandi, mirada a un mundo subterráneo

Con solo veinte pasos que existen entre la entrada de la cueva y la primera curva, la oscuridad cubre todo. Atrás quedan los gritos de júbilo de los bañistas y se abre un mundo subterráneo con paredes húmedas, murciélagos, arañas con patas más largas de lo usual, insectos casi transparentes, estalactitas y estalagmitas. Con una linterna en la mano y la compañía de un guía el turista disfruta de una introducción a la espeleología en las cuevas de Jumandi. Allí, el débil haz de luz ilumina las bóvedas y el río que corre por el piso hasta llegar a la salida que se abre como un pozo. Para los visitantes más avezados existe un desvío que conduce a compartimientos menores donde apenas hay espacio para caminar a gatas entre las grutas y paredes.

No olvide.

Para ingresar a las cuevas es imprescindible llevar una linterna que resista al agua, terno de baño y botas de caucho porque el piso está cubierto de lodo.

Para llegar.

El complejo de las cuevas de Jumandi está a 10 minutos del Tena y a pocos kilómetros del pueblo de Archidona. El complejo . Además de las cuevas existe un complejo turístico con piscina, tobogán, restaurante y estacionamiento. Está abierto todos los días de 10:00 a 18:00.

La historia.

Jumandi es el nombre de un cacique amazónico que dirigió una rebelión contra los españoles en 1578. La leyenda cuenta que se escondió en estas cuevas para refugiarse.

achuar artesana arutam ayahuasca ayahuasca shaman ayahuasca cultura ayahuasca visiones canastas chicha avísanos cosanga fauna venenos de pez pesca flora el jardín aguas calientes casa huaorani caza plantación shamanes el mundo de shaman shuar plantas medicinales

el contacto